Pero... ¿La Kombucha es un té?. Al igual que el té, es ambien una bebida milenaria.  Es un refresco prebiótico y desintoxicante, elaborado con té fermentado, 100% natural y no contiene alcohol.



La tradición cuenta que un médico tibetano de nombre Kombu, asistió al emperador japonés Inkio, gravemente enfermo. El emperador salvo la vida y desde ese momento recomendó el consumo en su imperio.

A esta bebida se le atribuye beneficios para la salud, entre otros:

  • Normaliza el tránsito intestinal.
  • Regula la flora intestinal.
  • Tiene efectos antivíricos y antibacterianos.
  • Activa la defensa del cuerpo.
  • Desintoxica el organismo.
  • Reduce el nivel de colesterol.
  • Equilibra la acidez en el cuerpo.
  • Mejora la digestión de las proteínas.
  • Estimula la circulación.
  • Facilita la absorción de minerales.
  • Activa las funciones del páncreas.
  • Equilibra la glucosa sanguínea.
  • Aumenta la secreción de azufre fisiológico, vitamina B12 y vitamina K.
  • Mejora el rendimiento del oxígeno en las células.
  • Aumenta el bienestar.
  • Aumenta la capacidad física de los deportistas.
  • Quita las agujetas.



¿Que necesitamos para hacer una Kombucha?

Para hacer una Kombucha necesitamos un hongo SCOBY, té, azúcar y agua sin cloro y paciencia (este es el inconveniente que tiene la Kombucha, que necesitamos un poco de paciencia.
Por que se hace el Kombucha con té?

Porque como ya hemos comentado en otras ocasiones el té contiene nutrientes y compuestos que alimental al cultivo de la Kombucha, por eso el té junto con el azúcar son el alimento para preparar nuestro hongo, llamado SCOBY, con el que luego prepararemos nuestra rica y saludable bebida. Pero si preparamos nuestro SCOBY con otras hierbas, con el tiempo nuestro terminara debilitándose.

¿Como elegir el té para preparar nuestra kombucha?

El té negro, para mí, es el mejor porque estimula la fermentación ideal. También podemos elegir el té verde por ser rico en polifenoles- catequinas y sobre todo el epigalocatequena (ECGC). El Oolong es un té semi - fermentado por lo que su sabor será más suave que el té negro, este té nos dará un Kombucha de color ámbar y un sabor más afrutado. El té blanco, nos dará una Kombucha más floral y delicada con alta concentración en catequinas, sin embargo no es el mejor té, porque no tiene los compuestos que poseen las hojas maduras necesarias para la fermentación.

En el proximo post veremos como preparar nuestro propio Kombucha en casa.

¡Hasta pronto!