Muchas veces nos preguntamos que es la teína, si es igual que la cafeína y en que nos afecta. Intentare contarles un  poco todo esto.

La teína es una sustancia entre muchas otras que encontramos en las hojas del té.
 
La cafeína fue descubierta en 1819 por el químico alemán Friedrich Ferdinand Runge: fue él quien acuñó el término Kaffein.

Muchas veces confundimos la teína con la cafeína. ¿Pero es una confusión? Lo cierto es que no, tanto la teína como la cafeína son lo mismo ya que en realidad es la misma molécula. En el año 1819 se creía que eran sustancias parecidas, pero no las mismas,  posteriormente se descubrió que en definitiva eran las mismas sustancias.


Koffein_-_Caffeine_svg.png
Molécula de la cafeína
Fuente: wikipedia.org

¿Es lo mismo entonces teína que cafeína?

Si, son las mismas moléculas, por tanto la misma sustancia. La diferencia viene dada por antiguas teorías.

Sin embargo existen diferencias de absorción de esta molécula, debemos tener presente que el té cuenta con determinados componente que hacen que la teína se absorba más lentamente, aunque sus efectos se mantienen por más tiempo.
 
Por ello se creía originalmente que la teína era diferente a la cafeína, dado que el té tiende a excitar menos, aunque esa excitación dura más tiempo (tiende a durar de 2 a 3 horas).

¿Qué efectos tiene la teína?

Sus efectos principalmente son estimulantes,  incrementa el estado de alerta, disminuyendo el tiempo de reacción del sistema nervioso. También puede incrementar la actividad del sistema simpático, dando lugar a una sensación de euforia.
 
Las personas han consumido cafeína desde la Edad de Piedra. En los pueblos antiguos descubrieron que masticar la corteza y hojas de ciertas plantas aliviaba la fatiga y estimulaba el estado de alerta y el animo. 
 
La teína no esta recomendada para personas que sufran de problemas de hipertensión o de trastornos similares, tampoco se recomienda su consumo en mujeres embarazadas.

¿Cómo puedo disfrutar de mi té sin teína?

Siempre es bueno saber el grado de teína que tiene un té. No todos los tés contienen la misma concentración de teína. Esto estará dado por los diferentes procesos de fermentación.
 
De esta forma un té blanco y un té verde, serán los de menos concentración de teína siendo el té blanco el que menos concentración de teína tendrá de todos. Por contra el te rojo y en especial el negro serán los que más teína contengan. Puedes consultar esta información en tu tienda habitual.



venta_de_t%C3%A9_bonisimo.jpg


¡¡Pero para los amantes de las infusiones siempre hay buenas noticias!!.
 
Existen en el mercado tés a granel "descafeinados", su sabor no es exactamente igual que su homologo, pero se semeja bastante.
 
También existen infusiones de frutas especialmente recomendadas para los niños o Rooibos, todo un placer de sabor que podrán aprovechar las mujeres embarazadas o las personas con problemas de hipertensión.
 
Pero si aun así quieres seguir disfrutando de tu té de siempre pero con un mínimo de teína puedes utilizar este truco:
Al hacer una primera infusión la teína se habrá diluido en sus tres cuartas partes en el agua en sólo dos o tres minutos. Sin embargo, los taninos son mucho más lentos en su disolución.
 
Por tanto, dos formas de hacer un té sin teína, o al menos con poca capacidad estimulante, son con la potenciación de los taninos o la disminución de la teína sin más. Veamos cómo:
Té sin teína: Siempre utilizando un té a granel de calidad, se hace una infusión de pocos segundos de tal forma que se deposite en ella la mayor parte de la teína y la menor cantidad de propiedades del té y lo desechas. Con una segunda infusión  obtendrás un té con mucha menos teína.
 
Té con más tanino: La infusión deberá estar más de 5 minutos en reposo y no más de 10, de esta forma los taninos se depositarán en gran cantidad y el té será menos estimulante.

Si quieres saber mas sobre la teína pincha aquí.

Hasta la próxima!!!


banner%2Bbonisimo%2B250x250.gif