Cada vez es más habitual ver a la gente disfrutando de una buena taza de té o de un té con leche. Una tradición en muchos países, aunque no es recomendable, no existen ningun problema en que nos demos el gusto de tomarnos una taza de té con leche al dia.


Existen varias formas de preparar un té con leche, puede ser con leche de vaca, con o sin lactosa, evaporada o condensada, tambien con bebida de soja ... Hoy hablaremos del té bombón, otra variante del té con leche.

Como amantes del té, no somos partidarios de mezclar el té con leche y menos con azúcar, pero dentro de la cultura del té esta permitido tomar el té como a cada uno le guste más ya que se considera que es nuestro momento de relajarnos y reencontrarnos con nostros mismos.

Es verdad es que al mezclar el té con la leche, el mismo pierde sus propiedades, le cambia el sabor,  el color y es evidente que ya no disfrutaremos de sus beneficios, pero cada uno tiene sus propios gustos y esta forma de preparar el té, es solo para personas muy golosas.

Como hemos visto, podemos preparar esta bebida de muchas formas diferentes y una de ella es el té Bombón. Aunque no todos los tés  admiten la textura de crema del lácteo. Los mejores tés son los tés negros y los tés oolong para nuestro punto de vista.

Para preparar un té bombón, vamos a necesitar como ingredientes, un té negro a granel de buena calidad  y por supuesto leche condensada.

En un vaso transparente agregamos un cuarto de leche condensada. La cantidad dependerá de lo goloso que uno sea.

Preparamos en una tetera con té, hay que recordar siempre que es importante respetar el tiempo de infusionado y la temperatura del agua, aunque como hemos comentado al agregarle la leche condensada esta bebida disfrazara mucho el sabor del té. Recuerden que a más tiempo de infusionado el té tiende a ser más amargo, si por el contrario queremos que tenga una intensidad más suave dejaremos que infusione menos de cinco minutos.

Vertemos a continuación el té lentamente en el vaso transparente encima de la leche condensada. Al hacerlo así, quedaran bien diferenciados los colores de los ingredientes y será una presentación muy agradables para la vista.

Si lo que queremos probar es simplemente preparar una buen té con leche serviremos primero el té y luego agregaremos la leche, más o menos cantidad acordé a los gustos de cada uno. Se puede servir fría o caliente y podemos agregar también azúcar.

Que disfruten y hasta la proxima!

www.bonisimo.es