El Hibiscus sabdariffa L. también conocida como Rosa de Abisinia o Rosa de Jamaica, de la familia de las malvácea, y es la más terapéutica de las 150 especies diferentes que componen esta familia.


Nombre en latín: Hibiscus sabdariffa L

Familia: Malvaceae (familia permitida)

Nombres comunes: Roselle, Roselle, Rosella, agua de Jamaica, flor de Jamaica, sorrel, acedera roja, Jamaica, té hibiscus, agua de Jamaica, karkade, sour-sour.

Parte utilizada: Cáliz (flores)

Constituyentes clave: ácido ascórbico (vitamina C) (cantidades variables); 15-30% w/w de ácidos orgánicos (ácidos cítrico, málico y tartárico); polisacáridos ácidos; glicósidos flavonoides (antocianinas); por ejemplo cianidina, gosipetina, hibiscina, hibiscitrina, hibiscetina, hibiscetina, sabdaretina (mayor); delphinidina, crisantenina, mirtillina (menor); polifenoles, como el ácido protocatechuico; y alcaloides, como la daphniphylline.

Aunque es originario de Egipto, se cultiva en ambientes cálidos, regiones tropicales y subtropicales (desde el sur de México hasta Panamá, en Tailandia y Senegal).

Es un arbusto cultivado como ornamental muy apreciado en jardinería, pero más allá de esto, es una planta que nos aporta grandes beneficios a nuestra salud. Contiene gran cantidad de vitamina C, y ácido hibísico, málico y tartárico. Estos ácidos orgánicos, nos abren el apetito y combaten la acidez estomacal. Su consumo puede ayudar a curar la gastroenteritis y el estreñimiento además de facilitar la digestión y servir como laxante.

Esta flor también nos ayuda como diurético y antiséptico, incluso con las infecciones del tracto urinario, ya que impide el desarrollo de los agentes patógenos.

Se puede consumir fría o caliente en infusión y permite la dilatación de las arterias y facilita la circulación de la sangre. Es estupenda para las personas que sufren de hipertensión arterial o problemas de varices, riñón, hemorroides, flebitis y sabañones.




Cómo preparar una infusión de hibisco:

Se puede infusionar sola o mezclando con otros ingredientes , el tiempo de infusión dependerá del paladar de cada persona. El tiempo va desde un minuto a diez minutos, a más tiempo de infusión más propiedades, pero también su sabor se hará más áspero. Es recomendable ir probando hasta que encontremos en tiempo justo para su preparación adaptando nuestro paladar y gusto. La infusion presenta un marcado color rojo y sabor agrio como a limón. Algunas personas lo describen su sabor como de arándanos rojos. 

Como medida preventiva, se recomienda evitar su consumo durante el embarazo.

Para problemas gastrointestinales, podemos preparar una infusión mezclando partes iguales de flores de hibisco, hierba luisa y anís verde. Hervir el agua e infusionar esta mezcla durante al menos un minuto.

También la puedes preparar mezclada con bayas de rosal, melisa y unas gotas de limón.