Siempre me han gustado las especias, hoy les voy a hablar del cardamomo, sus propiedades y cómo podemos disfrutar del el en el mundo del té.

El cardamomo o grana del Paraíso (Elettaria cardamomum) es el fruto de una planta perenne originaria de la India donde es utilizada como planta medicinal y para aromatizar la comida. Se considera la planta digestiva por excelencia.

Son semillas que poseen un sabor dulce, intenso y ligeramente picante,  recuerda el aroma de los cítricos. De color negro-rojizo,  miden entre 2 a 4 milímetros.

El cardamomo es antioxidante y anticancerígeno y nos ofrece unas interesantes propiedades digestivas  ya que estimula el apetito, favorece la eliminación de gases y calma el intestino. Es rico en cineol lo que le aporta propiedades expectórales, ideal para tratar la tos, el asma y la bronquitis.

También es antiséptico y masticar estas semillas sirve para combatir las bacterias que dañan el esmalte contribuyendo a una buena higiene bucal. Combate la halitosis y es un buen remedio para la amigdalitis.

Tipos de cardamomo:

Cardamomo verde o Malabar: Es el más extendido ya que posee un intenso aroma que recuerda al limón y al eucaliptus.

Cardamomo marrón  o cardamomo Ceilán: Crece de manera silvestre en Sri Lanka tiene un intenso aroma.

Cardamomo blanco: Este cardamomo puede ser de cualquiera de las variedades anteriores después de pasar por un proceso de blanqueado en el que pierde cualidades organolépticas. No es tan aromático como las otras dos variedades.
El cardamomo se utiliza en la gastronomía de la India desde la antigüedad y es delicioso para preparar el té Chai al estilo indio.

También se suele mezclar con el café para prepararlo  al estilo árabe o gahwa o café de los beduinos.
Se utiliza para preparar además el akvavit popular bebida alcohólica escandinava y en la elaboración de pastelería.

Les dejo una receta para aprender a preparar el Té Masala Chai con leche, imperdible!!
 
Hasta pronto!