Para poder reconocer un buen café, el primer consejo que les damos, es que hay que probar y practicar con nuestros sentidos.

 

Se trata de ir aprendiendo con la práctica, a través de una valoración sensorial a identificar las características de cada variedad. 

Para ello vamos a saborearlo lentamente, para ir descubriendo todas esas características y aromas, nos basaremos en los siguientes puntos:

Acidez: 
Su efecto se produce en la punta y en los bordes de la lengua y en la parte de atrás del paladar. Esta característica del café nos permite darle a su sabor cualidades marcadas e individuales. También diremos que a mayor grado de acidez, el café es más suave.
No hay que confundir la acidez con lo agrio.

Aroma: 
Es la primera cualidad que percibimos. Con el tiempo aprenderemos a identificar los matices más sutiles de cada variedad. Estos componentes aromáticos del café se hacen más acuciados cuando entran en contacto con el agua.

Cuerpo: 
Es la sensación que percibimos del café en la boca, el peso, viscosidad y grosor con que es percibido en la lengua. A más cuerpo, más sabor nos dejara en boca.  Por lo general, los cafés del sur de América y Centroamérica tienen menos cuerpo que los cafés de Asia.

Sabor: 
Es la impresión que nos causa un alimento, determinado por el aroma y por las sensaciones químicas detectadas en el gusto. En el caso del café, nos ayudara a diferenciar la acidez y el cuerpo de cada variedad. Es evidente que en el caso de los buenos cafés, su sabor perdurara por tiempo prolongado, además de otorgar una experiencia muy placentera. A esta sensación se la conoce también como sabor residual.

A veces no se necesita ser un experto para darse cuenta que un café tiene algún defecto, puesto que al consumirlo se nota que algo no gusta. El café puede tener un sabor a fruta dañada, sabor a químico, a vinagre, etc.  Esto puede deberse a que ha sido molido con algún grano malo, que ha envejecido o bien a un fallo en el embalaje.




Para todas aquellos que quieran profundizar en este tema, sepan que existe la  SCAA (Asociación de Cafés Especiales de América)  la rueda de sabores y aromas del café “desarrolla un glosario de terminología de café basada en ciencia sensorial y se ha convertido en el estándar que usa la mayoría de catadores. Se utiliza hoy en día para describir el café“.


Hasta la Próxima!!